26 julio 2013

Viajar en avión

Estoy muy feliz de poder experimentar por PRIMERA VEZ en mi vida consciente (a los 10 meses de vida no cuenta) un viaje en avión. Finalmente pude confirmar ir a Monterrey, al evento Animex donde visitaría Misako Aoki por primera vez tierras mexicanas… había comprado mi boleto del tea party bajo dudas, sabía que podía venderlo si no confirmaba mi viaje, era un 50/50, que a pesar de que había facilidades para hospedaje una vez estando allá, no tenía ánimos (mucho estrés), dinero o tiempo para atender un evento de tal magnitud.

image

Soy muy dudosa con decisiones no profesionales, impredecible en veces, no quise contar ni anunciar que había posibilidades de ir a Monterrey porque últimamente me siento muy habladora, he comentado tantos planes que han quedado a medias o no he podido iniciar que me siento mal de la vida.
Entre dudas y desinterés (mas bien desánimo) me convencí de que solo iría a conocer la ciudad, no participaría en la pasarela o los paneles organizados y que me escaparía en autobús para irme de mochilazo por ahí… hasta que de repente una mega oferta apareció de volaris y sin pensarlo compré mi vuelo redondo… para salir por primera vez de mi estado y experimentar mi primer vuelo en avión. Mi corazón se hundía de emoción de solo pensarlo.
La conclusión de la historia es que el evento fue todo un éxito y terminé participando en la mayoría de las actividades, apoyando un poco y conociendo a Misako. Me sentí bien NEGAS por lo de mi visión inicial, pero ahora me siento tan feliz de haber ido, feliz de haber hecho nuevos amigos y tan orgullosa de nuestra embajadora por reunirnos a todos que luego escribiré al respecto en otra entrada.
Pero de eso no quiero escribir ahorita. Quiero hablar de lo que fue viajar en avión para mí, para en algunos años mirar atrás y reírme de lo ingenua que era.
Llegué 2 horas y media antes de mi vuelo, vestida lolita pero sin petticoat, comí algo dentro del aeropuerto (Carls Jr con precios similares a los de afuera, por cierto los baños del aeropuerto de tijuana son terribles) para posteriormente despedirme de mi papá y pasar por las bandas de rayos X. Todo estuvo bien, nadie me detuvo en ningún momento, nunca tuve que quitarme los zapatos o detenerme por más de un segundo por lo que me tocaron 2 breves horas de espera.
Di tantas vueltas una vez pasado el último punto de seguridad, noté que los aviones tenían nombres, nunca vi el nombre del mío. Puerta 8 con destino a Monterrey, no había nadie en la sala de espera por lo que me sentí en libertad de recorrer las tiendas de regalos, los baños en mucha mejor condición que los de afuera y de leer los tan inflados precios de diversos menús para aquellos que tuvieran hambre o dinero que gastar. Pude cargar mi teléfono y ver cómo poco a poco la sala se llenaba con personas tan diversas que compartirían el mismo destino conmigo.
---En mi espera y mi falta de hidratación previa al viaje, me ganó la sed y tuve que comprar mis 600ml de agua ciel al tiempo más caros de mi vida: 30 pesos.---
El avión se demoró en llegar unos 10 minutos y la gente ya estaba molesta. Nos formamos en filas, fui de las últimas en abordar ya que mi asiento era el 5A, al frente y en ventana. Nos informaron que el vuelo estaba completamente lleno por lo que documentarían nuestro pasaje de mano para que cupiéramos todos. No me gustó la advertencia y saqué mi cámara de mi maleta, la llevaría conmigo si me forzaban a documentar mi equipaje; cuando el momento llegó me negué y respetaron mi decisión, pero ésta acción me permitió tomar fotos una vez arrancado el avión.
Me habían comentado que al despegue y aterrizaje los oídos dolían, y que lo mejor era consumir goma de mascar o jugar con mentas en la boca para evitarlo, por lo que en cuanto el avión se comenzó a mover, me comí una por una mis gomitas de plants vs zombies, sin saber que el avión no estaría despegando sino hasta que tomara la pista principal.
Tuvimos que apagar nuestros aparatos electrónicos, incluyendo mi cámara, pero ¿quién la necesita cuando estamos a punto de experimentar algo para muchos es inolvidable?
Con cinturones abrochados y las chicas de volaris escondidas fue que inició el despegue, yo estaba nerviosa, emocionada y la cabina completamente silenciosa. La aceleración del avión, el sonido de los motores y el jalón que se sintió como si fuera una montaña rusa fue mi parte favorita de todo el viaje. El avión como por arte de magia (inb4 ciencia y física) se despegó del suelo y nos mantuvo inclinados hasta que realizó el giro de siempre, desde donde pude observar la delegación de Otay, Soriana, el parque de mi infancia, mi casa, el barranco de la buena vista, el río Tijuana, los edificios de la Zona Río hasta ya no poder reconocer las siluetas y colores. Todo era tan irreal, como maquetas de museo, el dibujo de las calles, la vegetación y el borde del mar tan perfecto, las primeras nubes y la estabilización del avión tan emocionante que múltiplemente estuve a punto de llorar.
Eventualmente todo lo que veía eran campos, pequeños agrupamientos de vivienda, cerros verdes y pequeñas nubes que eventualmente se densificarían. El azul más perfecto y el blanco más puro que jamás haya visto estuvo frente a mis ojos y con la autorización del uso de aparatos electrónicos fue que comencé a tomar fotos…

Viaje

Baja California desértica y el mar, quisiera saber qué mar era porque en la siguiente fotografía se aprecia de ambos lados de la zona terrestre:



¿Sería que desde el avión podíamos ver el ancho total de la península?
No lo sé, solo se que las nubes se disiparon y cada vez eran más escasas, el paisaje color arena no era distinguible, sin embargo una carretera recta lo recorría de norte a sur. Yo seguía tan intensamente emocionada que el letrero que teníamos enfrente que advertía de que en cualquier momento uno podía fallecer en manos de un piloto y sus cadetes no me surtía efecto.

image

Eventualmente mis compañeros de fila cabecearon y durmieron, pero yo no podía dejar de ver por la ventana, la cual por cierto estaba llena de maquillaje de alguna mujer tan emocionada como yo, quizás mas por aquello de pegar la cara completa en la ventanilla.

image

Como en todo desierto, el panorama se volvió algo monótono y mi cuello comenzó a doler debido a mi obsesión con la ventanilla, afortunadamente las auxiliares de vuelo nos trajeron unas botanas y jugo para entretener el paladar.

image

Continuando con las fotos y tratando de contener las lágrimas por la hermosura del paisaje, tomé esta foto que me recordó a los valles de la Misión (entre Rosarito y Ensenada), lo cual sería imposible porque ya llevábamos buen tiempo de vuelo.

image

Tomé fotos de las nubes que obedecían a las corrientes de aire y la topografía del terreno:

image

Y poco a poco el avión comenzó a ganar altitud… me alegra mucho haber escogido este lado de las ventanillas (siempre viendo al norte) ya que del otro se encontraba el sol. Me era asombroso aceptar el estar a tantos miles de metros del suelo, entre el cielo cada vez más oscuro y las nubes cada vez más perfectas y cada vez más imposible el dar vuelta atrás.

image

Suelo temerle a lo desconocido como toda persona, pero por estas horas no le tuve miedo a la muerte o al infinito del cielo, solo me sentía tan agradecida de ver el mundo desde arriba, sentir la creación tan perfecta y nuestra vulnerabilidad y atrevimiento como seres humanos de conquistar y atravesar el cielo con una nave llena de cables, tan flexible que parecía de fibra de vidrio y tan ligera como el mismo viento.

image

Volví a sentir esa sonrisa temblorosa con los ojos llorosos y mi mente como en fractales sin saber qué pensar o qué decidir, no había nada qué decidir, que a fin de cuentas mi vida nunca ha sido mía y ahora en el cielo menos.

image

Por lógica al salir de la zona desértica, las nubes aparecieron y el suelo se tornó verde, incluyendo el cambio de climas con las famosas turbulencias que más bien eran arrullos de cielo, inofensivos y hasta cosquilludos. Por ahí me han contado que quizás no me tocó sentir las turbulencias de verdad, esas que voltean a las auxiliares de vuelo y las tumban sobre señores modestos.

image

Sin embargo, poco a poco las capas del cielo tomaron jerarquía…

image

…densidad…

image

…y color.

image

En el norte de la república ha estado lloviendo mucho, las nubes cargadas de lluvia se ven muy graciosas y localizadas, nunca abarcando grandes áreas. Me sentí muy afortunada de presenciar sus arcoíris, fueron varios. Aún me pregunto si estos eran arcoíris del cielo o desde la tierra también se podían ver.
Cuando el avión alcanzó altura máxima, las ventanillas se tornaron blancas por varias decenas de minutos. Eran tan reflejantes y de un blanco tan constante que tuve que cerrar la ventanilla hasta que pasara todo. Con el tiempo el avión comenzó a dejar las alturas y el paisaje ahora completamente verde retomó lugar.

image
La luz en las nubes era notoriamente diferente ya que estábamos viajando hacia el futuro. Reflejaban la luz de un ligero atardecer y los matices pasteles inspiradores que la gente ama.

image

Comercial: Volaris y sus sharklets mientras descendíamos.

image

Alguna vez en mi vida (100% cierto) supe el nombre de cada río, cordillera, montaña, lago, sus categorizaciones y ubicación, capital de estado, litoral y lo que necesitara de México y el continente americano, pero ahora no me acordaba, aún no se el nombre de ésta sierra (podría googlearlo pero sería hacer trampa) que sobrevolamos antes de llegar a Nuevo León.

image

Completamente verde en sus paredes, rodeada de nubes, larga y al nivel del suelo desértica.

image

Ríos, formaciones acuáticas y poco a poco se comenzaron a notar trazos de vialidades, vías de un tren y el verdor húmedo de la ciudad destino: Monterrey.

image

Se nos solicitó apagar de nuevo nuestros aparatos electrónicos mientras se visualizaban grandes campos agrícolas, viviendas, edificios y neblina fundidos con el verde del paisaje, increíblemente distinto de Baja California donde predomina la tierra y el sol.
En el aterrizaje me acabé todas las gomitas de plants vs zombies, calculé mi tiempo mal y aún no aterrizaba el avión, por lo que ingerí dos pastillas Halls hasta que se me cerró la garganta con la ayuda de los bostezos artificiales que intentaba practicar, resultando en no poder respirar por unos breves instantes. Mis maniobras no sirvieron de nada ya que minutos después avión finalmente aterrizó y mis oídos golpeados por la presión, dolieron punzantemente por unos segundos, lección que no olvidaría en mi regreso a Tijuana.
El aeropuerto de Monterrey está ubicado en las afueras de la ciudad, muy lejos de la zona urbana, es el triple de grande a comparación del de Tijuana y bastante lujoso. Llegamos 10 minutos tarde, a las 8:05 pm aproximadamente, agradecida completamente de seguir viva y preparada para enfrentar la aventura subsecuente. Mariana me esperaba en la terminal A para compartir el taxi (275 pesos nos cobró para llevarnos a Cintermex), mientras yo esperaba mi equipaje aplastado por las otras maletas en la banda junto con el resto de los viajeros.
Con mis 25kg de equipaje en mano, como pude logré usar un baño y ponerme mi petticoat para luego ver la sonrisa y vestido loloso de Mariana. Salir de las instalaciones para que inmediatamente se empañaran mis lentes por el calor húmedo de 35 grados centígrados, esperar al tan amable taxista y decirle que “Vamos a Cintermex”, quien encantado con nuestros atuendos y platicándonos de la inseguridad de la ciudad, nos llevó por casi 40 minutos donde el paisaje urbano se tornaba más y más hermoso, hasta las puertas del centro de convenciones donde a 2:30 horas por aire de nuestras casas, encontraríamos a nuestras amigas e iniciaríamos nuestra aventura en el asombroso estado de Nuevo León.

P.S. Creo que es la entrada más emotiva que he redactado hasta el momento.

8 comentarios:

  1. yo nunca he viajado en avion >.<
    ya me imagino la emocion!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta viajar en avión. El primer vuelo siempre es el más cool. Mi padre tienen licencia para pilotear aviones así que mis primeros vuelos fueron con él en una avioneta privada.

    Años más tarde abordé mi primer avión comercial y aunque son experiencias diferentes ambas son muy excitantes xD

    Tus fotos son preciosas. Yo la mayor parte del tiempo me dedico a platicar con mi hermana que es con quien siempre viajo en avión comercial y cuando vamos en jet privado pregunto a mi padre sobre que es tal cosa y para que sirve xD pocas veces presto atención a la ventana. Lo haré en mi siguiente vuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Super impresionante lo de tu papá! qué buenas experiencias te han tocado.

      Gracias por tu comment :) Lo más divertido de la ventana era reconocer primero tu ciudad (igualita obviamente que en google maps xD) y después otros estados :D

      Eliminar
  3. Espero que te hayas divertido en Animex :D!
    Vi algunas fotos en donde apareces, te veías super guapa!
    Mi primer viaje en avión fue hace poco y también estaba super nerviosa, eso de los aviones me dan mucha desconfianza y fue un vuelo de 10-11 horas xDDDDDDDD. Recuerdo que cada vez que había turbulencia entraba en pánico xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow! no me imagino en un viaje tan largo, cómo le hace uno para no aburrirse o acalambrarse? xD muchas gracias por tu cumplido y comentario <3

      Eliminar
  4. ;w; que bonita entrada Saraí!!!
    Las fotos que tomaste son preciosas y me fascinó tu redacción, sentí la emoción *-*

    Mi parte favorita siempre es el despegue, y ver las nubes desde arriba no tiene precio <3 Aunque no siempre me toca en ventanilla ^^U

    >w< me dió mucho pero mucho gusto conocerte y convivir un poco contigo <3 Me encantaron tus coordinados y tus tocados son lo máximo, ¿Tú los hiciste? :o

    Me gustó mucho tu blog ^^ ya te sigo jeje :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jessica, qué bueno que a tí también te gusten los viajes, conozco gente que le aterran! :o

      A mi también me dio gusto conocerte :) te veías muy bonita especialmente el lunes que fue cuando tuve oportunidad de verte bien xD, y mis tocados si los armé yo.. básicamente son un montón de elementos, todos con clip, y de ahí le voy aumentando a mi cabeza hasta que se vea bien :)

      Yo también te sigo en tu blog *v*

      Eliminar

Comentarios bienvenidos! :)