Viaje a Santa Monica

Quiero aprovechar cuanto más pueda los viajes escolares del tec. En noviembre 17 fuimos a Venice Beach, The Getty Villa y Promenade St. a explorar, tomar fotos y disfrutar de un agradable día.

La mañana inició caótica ya que el día anterior fue mi fiesta de graduación, y en la madrugada del 17 nos quedamos dormidos en mi casa y las alarmas NUNCAAAA sonaron, entonces llegamos como 1 hora tarde al camión que ya estaba del otro lado de la frontera. Ya en el camión fuimos a desayunar, y vaya que los nuevos desayunos de Mc Donald’s como la avena *v* son muy ricos; mi debilidad son los pancakes por lo que comí de ambos y acabé muy llena y feliz.

También al fin se me hizo estrenar los accesorios para mi nueva cámara como los filtros, batería extra y una bolsa Lowepro.

Sony Nex 5N

Nuestra primera parada fue Venice beach en Santa Mónica, California, tuvimos poco tiempo para recorrer algunas calles con arquitectura interesante y la playa.

Hay tantas cosas que me gustaría ver implementadas en Tijuana, como la renta de bicicletas. Solo que 8 usd por 1 hora se me hace MUCHO pero pues se justifica por la zona y además las bicicletas estaban geniales.

La calle paralela a la playa (a unos 70m del mar) estaba plagada con anuncios de colores, diversidad de gente, restaurantes y venta de marihuana de uso medicinal. Casualmente hace unos días me topé con una imagen casi igual en tumblr, ¡al menos yo tengo mi propia foto del lugar!.

El día fue muy nublado, los jardines eran muy lindos, llenos de gaviotas, palomas y aves extrañas.

El colorido del piso, de las fachadas, del graffiti decorativo, banderas y demás hacían de este lugar un perfecto espacio cultural.

No me acerqué al monumento (foto superior) y en mi corta búsqueda en internet no logré averiguar su nombre, motivo o razón. Parece un compás con una “V” atravesada.

Las zonas recreativas tenían pistas para skaters, llenas de reglas, excelentemente bien cuidadas y muy frecuentadas. También había varios módulos de baños, bebederos, zonas de descanso, canchas de tenis, basketball, zona para ciclistas, etc. Un precioso parque playero.

Como fui al viaje con Alonso, le pedí que fuera mi modelo provisional para experimentar con mi cámara *v* creo que se ve genial.

No podía faltar la toma de las peculiares tiendas de camisetas, toallas, accesorios locos y graciosos.

Y su peculiar colorido. Me gustan mucho este tipo de edificios propios de una zona, improvisados y decorados con pintura.

Éstos son los módulos de baños que había comentado anteriormente.

Y estas unas sombrillas extrañas que no se para qué sirven, pero yo las usaría para apoyarme en ellas y acomodar mis bolsas, ponerme patines o tomar unas fotos.

Un mural precioso de los tantos que había.

Otro mural, esta vez conmemorativo de los 2,273 soldados americanos: POW/MIAs (Prisoner of War or Missing in Action) de la guerra de Vietnam. Según fuentes en internet, del numero anterior, 1,101 murieron en batalla pero sus cuerpos no pudieron ser recuperados.

Una de las tantas casas extrañas de Venice Beach.

Después de unas horas nos subimos al camión para llegar a nuestro principal destino: The Getty Villa. Se trata de un museo dedicado al arte y cultura: Griega, Romana y Etrusca. “The Getty Center” y “The Getty Villa” son completamente gratuitos para los visitantes. Es mi segunda vez visitándolo, ahora con una nueva perspectiva, con lluvia y mayor interés.

Todo se ubicaba en niveles superiores al acceso, empezando por el jardín de hierbas, medicinales y tradicionales de regiones del mediterráneo.

Un hermoso árbol remata la vista al final del jardín. (Hasta el momento no se de qué tipo de árbol se trata).

Una vista del auditorio al aire libre. La apariencia del complejo está inspirada en la arquitectura romana, específicamente una casa de campo cerca del Vesubio antes de que éste destruyera todo Pompeya. No solo es un museo donde se exhibe una exquisita colección, sino un perfecto contexto dónde poder comprender todas esas obras.

Una figura famosa y recurrente del arte romano: “Lion attacking a horse”.

Las columnas originalmente llevaban color, al igual que las paredes y los cielos rasos. Me encantaron estas columnas de estilo jónico con tonos en color azul pastel.

Esta cabeza de Athena (Griega, hecha en el sur de Italia aproximadamente 420 a.C.) fue una de las piezas que más me llamó la atención por su descripción. Decía que en el sur de Italia, el mármol fino de color blanco era una importación muy cara y tenía que ser usado eficientemente. La cabeza de mármol alguna vez le perteneció a una estatua que estaba hecha de diversos materiales, como madera, metal y telas. Las perforaciones arriba de las orejas sostenían mechones de cabello y un casco, lo que identifica a la figura como Athena. Sus ojos originalmente se insertaban en las cavidades oculares y las perforaciones en las orejas eran para aretes. Casi casi como una persona real.

Había salas exclusivas donde se exhibía joyería de oro puro al por mayor. Su calidad era excepcional aunque los acabados un poco rústicos por la época a la que pertenecieron, pero se exhibían excelentemente conservados.

Hasta los baños del museo me sorprendieron, con detalles en azulejo para cada cubículo y puertas de madera, parecían de un casino.

Una sala de bustos de mármol y otros materiales.

Nos divertimos mucho tomando fotos, las cuales son permitidas sin flash en la mayoría de las salas.

image

La sección de niños fue igualmente divertida, podíamos dibujar en tazones, jarras, platos y superficies diseñadas para ello, jugar con sombras y pintar.

El jardín con el agua es una de mis áreas favoritas. Árboles con frutos, parras, estatuas y pinturas en las paredes circundantes.

Tan importante es la arquitectura de éste lugar que te hace experimentar lo que sería vivir en una villa de acaudalados romanos hace 2000 años, como las obras recolectadas en expediciones arqueológicas para la colección de J. Paul Getty. Recomiendo mucho visiten éstos lugares.

El otoño se olía en el aire.

Por último un video de la historia de La Villa Getty, está muy interesante :).

Al atardecer nos retiramos para irnos a comer y pasear por una calle llamada Third Street Promenade en el centro de Santa Mónica que es un centro comercial y de entretenimiento muy popular.

De pura casualidad nos tocó ver una caravana de cantantes de villancicos y un trineo de Santa Claus ¡a un nivel Hollywood! hasta su nieve artificial y efectos de luces traían. Como siempre, solo comimos subway, porque es lo mejor y lo más accesible jajaja.

Y lo único que me traje a casa aparte de mi gafete, es este libro “Steal like an artist” por Austin Kleon que compré en La Villa Getty. Creo que me gusta coleccionar estos libros que te inspiran a ser mejor profesionista, dan consejos para ejercitar la creatividad, además de que son cortos y concisos.

¡¡El próximo viaje será en diciembre y nos vamos de nuevo a L.A.!!

Gracias por leer.

2 comentarios

Comentarios bienvenidos! :)